Advierten que el ajuste de Nación complica la proyección de inversiones en Misiones

Las reuniones siguen, pero en el ambiente se percibe otro ánimo. “Es un presupuesto de forma”, definió el presidente de la comisión homónima, Marcelo Rodríguez antes de repasar las últimas medidas de ajuste tomadas por la Nación y que impactarán en los recursos de Misiones.

El silencio de los diputados de la alianza Cambiemos también es representativo. Lejos de la altivez cuestionadora de otros años, el ajuste y los traspiés económicos de Mauricio Macri apaciguaron las demandas. Apenas preguntas de compromiso y pasar rápido el mal trago. Es que cada funcionario que expone advierte que por el ajuste nacional y la falta de previsibilidad que genera la crisis, todo lo que se piensa hacer, está en veremos.

Rodríguez recordó que a partir de las medidas anunciadas por el ministro de Economía, Nicolás Dujovne dentro del nuevo plan de ajuste lanzado por Macri, incluye retenciones a las exportaciones, quita de subsidios al transporte en Misiones por 800 millones, más otros 600 millones del Fondo de la Soja. “Esto seguramente incidirá en el Boleto Estudiantil Gratuito y en el pasaje que pagará el usuario”, explicó.

La presidenta del Parque del Conocimiento, Claudia Gauto fue la primera en exponer ante la comisión de Presupuesto en la mañana del martes. La funcionaria, a cargo del parque que cumple una década de funcionamiento ratificó que “en Misiones hay un Estado presente y responsable, con políticas públicas de inclusión, mucho más en tiempos de crisis, como espectáculos y arte gratuitos, al alcance de todos”.

“Tal vez haya que achicarnos y no hay problemas, pero siempre con el Estado presente”, insistió.

Gauto trazó paralelismos entre esta y la crisis de 2001, pero destacó que como en aquel año, Misiones saldrá adelante. “Nos encuentra a muchos funcionarios mejor preparados y con la misma conducción política de Carlos Rovira”, analizó. El Parque del Conocimiento tendrá un presupuesto de 190 millones de pesos.

Después le llegó el turno a Santiago Ros, presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional, quien describió el impacto del ajuste en la obra pública: “En septiembre de 2015 -que no fue el mejor mes- había 7600 obreros directos del organismo, más 500 a través de cooperativas. Hoy hay 4800 y toda la pérdida obedece a la caída de contratos de obra”, explicó.

El Iprodha prácticamente repite el presupuesto actual, de poco más de seis mil millones de pesos y Ros explicó que eso se debe al retroceso de los giros nacionales. El funcionario cuestionó la concentración de los recursos que hizo el Gobierno nacional en obras de infraestructura, que generan poco empleo y no en viviendas, que lo multiplican.

En la misma línea, criticó la creación del Fondo Fiduciario para las obras de Participación Público Privada. “No es buen momento para financiar autopistas. Nos sacan dinero a todas las provincias para obras que se harán en algunas zonas, pero habrá pueblos que no verán un metro de asfalto. Se saca recursos del Fonavi, que servían para construir viviendas y generar mucho empleo para hacer obras con pocos obreros”, explicó. “Se pierden nueve de cada diez empleos de la construcción”, insistió. El contraste es abundante: la Nación adeuda 1800 millones de pesos de certificaciones de obra.

“Se vienen tres o cuatro años de economía aplastada y necesitamos generar empleo”, argumentó Ros, con una mirada política que dejó sin argumentos a los diputados de la oposición.

Anticipó que tienen previstas 23 mil soluciones habitacionales para el próximo ejercicio, compuestas por distintos productos: “la vivienda tradicional, viviendas de madera, mejoramientos habitacionales, y, en proceso de construcción, lotes con servicios, que junto con la vivienda sustentable de madera van a pasar a ser el principal producto a ofrecer, porque está destinado a la clase social de menores recursos, debajo de la línea de pobreza”. La contracara es que para mantener el financiamiento provincial, en septiembre habrá un aumento de 14 por ciento en las cuotas de las viviendas.

Finalmente, Joaquín Sánchez, del Instituto Misionero de Aguas y Saneamiento (IMAS), indicó que el presupuesto para 2019 será de 929.591.000 pesos. En lo que respecta a rentas generales, tendrá un incremento del 14 por ciento en referencia a la cifra de este año. Del total, “solo 304 millones es de rentas generales, el resto va a ser para obras con Nación y vamos a incluir una segunda etapa de obras en Jardín América”, detalló.

Dijo que las obras de infraestructura a nivel Nación “generalmente son de cloacas y se realizarán en Aristóbulo del Valle, Alem, San Vicente y Bernardo de Irigoyen, así que tenemos muchas obras de saneamiento”.

El presidente del IMAS advirtió, que “el presupuesto ya está desfasado, porque se había hecho con un dólar a 29 y hoy está 39”.

Mencionó que las obras que realizan “son perforaciones para los parajes, y para las capitales tomas de agua, tanto sobre el rio Paraná como sobre el rio Uruguay; y hay que tener en cuenta que las distancias del rio hacia las capitales no son cortas así que son obras con mucho valor económico”.

Economis