“Agradezco a Dios que estoy bien, pido que se ocupen de la familia de las víctimas”

Ramón Baez es un sobreviviente que viajaba a Oberà en el colectivo de la empresa Singer que cayó en el puente del arroyo Acaraguà, relató lo que le tocó.“Ojalá pudiera olvidarme de todo lo que ocurrió ese dia, fue un momento feo para todos. Yo me subí al colectivo en la casilla de Colonia Acaraguá , me siento como un dia normal, venía acostado y medio dormido, cuando pasamos por el puente sentí el golpe del lomo de burro del puente que se hizo para que disminuyan la velocidad. Abro los ojos y empiezo a ver la barandilla del puente, cuando miro para adelante y me acomodo en el asiento siento una explosión y a partir de ahí solo golpes y gritos. Había mucha gente que salió despedida y estaba afuera del colectivo, tirados y todos sangrados, yo quedé adentro y pensé que estaba solo pero escuché gritos y atrás había dos chicas rubias, una lloraba y la otra estaba retorcida entre los asientos”,dijo.
El joven tiene un raspón en el tobillo y hematomas en al espalda, las secuelas màs dificiles estàn en la cabeza porque no puede dormir bien, “Lo que me quedaron son dolores musculares, los tres primeros días después del accidente no podía dormir, ahora sueño un poco menos. Me despertaba gritando, sueño feo, tengo pesadillas, mientras estoy en la facultad o estoy ocupado estoy normal pero cuando me acuesto, ahí está el problema y aparecen los recuerdos”, agregò.