Denuncian supuesto caso de bullying y discriminación en una escuela de San Martín

La denuncia pública la realizó la madre de un alumno de primer grado de la escuela 241. Laura Holand, relató una serie de situaciones por las que pasó el niño desde el inicio del año lectivo, “soy una mamá muy angustiada, estoy muy mal por lo que desde comienzo de clases le pasa a mi hijo, el detonante para hacer pública la situación es que mi hijo está siendo excluído del aula. Mi conflicto con la docente comienza en las primeras semana de clases, mi hjjo sufrió en varias y repetidas ocaciones accidentes en la escuela, sufrió un golpe en el abdomen por lo que tuve que recurrir al médico para hacerle estudios como una ecografía, tuvo caídas repetidas, en una de ellas perdió un diente porque se reventó la boca contra el piso. En ningún momento la docente me llama para hablar, después de esto voy notando cambios en el estado de ánimo de mi hijo empieza a tener pesadillas, a llorar , a bajar de peso, no quiere ir a la escuela por eso voy a hablar con la maestra para saber que estaba pasando, hablé con el ella y con la vive directora y quedamos en que cuando yo le podía sacar que estaba pasando volvía. Cuando detecto el problema de mi hijo, que había un nene que le hacía bullying, que le rompió los cuadernos de lectura, cuando le hice el planteo a la maestra me dijo que tenía conocimiento de la situación e inclusive me dijo el nombre del chico. Mi hijo tenía moretones en los brazos y en las piernas y me decía que lo pateaban, en dos oportunidades encontré a mi hijo fuera del aula mientras los demás hacían actividades con la docente a puerta cerrada . La directora me recomendó que cambie a mi hijo de escuela o de sección”, afirmó. El niño actualmente está siendo atendido por una psicopedagoga que lo derivó a un neurólogo infantil para determinar si tiene o no problemas de aprendizaje y para descartar un autismo.

Holand, quien también es docente no solo recurrió a la docentes y a los directivos de la escuela, sino que también habló con la Supervisora Mariá del Cármen Jalil de Estevez, “me trató mu mal, me dijo que era una irrespetuosa. Cuando nos reunimos las dos vicedirectoras, la supervisora y yo, cuando empecé a contar la historia me atacan, todo el tiempo me atacan  porque según ellas cada cosa que decía no eran ciertas. Le dije que no estaba conforme con el trabajo de la docente  ni con el trabajo de la institución por todo lo que pasé. Llegó un momento y me amenazó, la discusión fue en malos términos, incitaba a la directora a que me inicie acciones legales por las barbaridades que yo decía. Me quiso asustar y lo repitió varias veces, me dijo que soy desubicada. Me dijo textualmente que tiene el poder de levantar el teléfono y conseguir lo que quiero”, cotó detalladamente la madre quien no descartó recurrir a otras instancias para defender el derecho de inclusión y de educación del niño.