El Gobierno dejó en poder de las provincias el retorno a las clases presenciales

Los ministros de Educación concordaron de forma unánime que el retorno a las aulas sea progresivo y basado en un semáforo epidemiológico. También confirmaron las actividades de revinculación en espacio abiertos.

El Gobierno nacional, por medio del Consejo Federal de Educación, autorizó este jueves el retorno gradual de las clases presenciales y las provincias de todo el país podrán determinar la apertura de las escuelas basadas en un índicador epidemiológico.

Tras una extensa reunión entre los 24 ministros de Educación de cada una de las jurisdicciones, se acordó unánimemente el uso del semáforo de circulación del coronavirus Covid-19 para fundamentar el regreso “de forma progresiva y escalonada aplicando los protocolos aprobados en el mes de julio”, explicó el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, en su cuenta de Twitter.

El indicador está dividido en alcance alto, moderado y bajo el nivel circulación del virus, lo que utilizarán los distritos como guía para permitir o no abrir los establecimientos, siempre con presencialidad limitada y bajo el cumplimiento del protocolo sanitario aprobado en el mes de julio.

Es decir, si se clasifica a una provincia con riesgo alto no se autorizará la vuelta a clases presenciales; en el caso de riesgo medio sólo se podrá regresar en algunas escuelas y cuando el riesgo sea bajo habrá una vuelta progresiva a las aulas

También, las autoridades establecieron el desarrollo de actividades en espacios abiertos y de no más de 10 alumnos a la vez destinadas a la revinculación, como podrán ser propuestas artísticas, deportivas, de apoyo escolar, entre otras.

Asimismo, se remarcó que la toma de decisiones debe ser abordada por cada autoridad provincial de manera multidisciplinaria y sin desobedecer las nueve condiciones impuestas por los especialistas de salud.

Estos requisitos contemplan contar con representantes de educación en el Comité Operativo de Emergencia (COE) para la toma de decisión del reinicio de actividades, evaluar la forma de traslado del alumnado y los docentes, y el abordaje de estrategias para estudiantes convivientes de personas con factores de riesgo, entre otros.

“Somos promotores del regreso a las aulas, siempre garantizando el cuidado de la salud y, por ello, nos hemos preparado desde el inicio para volver a reencontrarnos con nuestras niñas, niños y adolescentes”, señaló el ministro Trotta.

La evolución de la pandemia por COVID-19 es muy dinámica y requiere, constantemente, adoptar nuevas medidas que permitan minimizar los riesgos de convivir con el virus. La toma de decisiones debe ser abordada de manera multidisciplinaria, por cada una de las jurisdicciones, teniendo en cuenta las condiciones y cumplimiento previo de los 9 puntos – elaborados por los especialistas de salud – que a continuación se enuncian:

1) Contar con representantes de educación en el Comité Operativo de Emergencia (COE) para la toma de decisión del reinicio de actividades.
2) Evaluar la forma de traslado que utilizarán los niños, las niñas, docentes y no docentes, para asistir a los establecimientos.
3) Contemplar la situación habitacional o niveles de hacinamiento de los niños, niñas y docentes y planificación de acciones preventivas.
4) Instruir adecuadamente al personal docente y no docente acerca de los protocolos que deben seguirse para minimizar los riesgos de transmisión durante el tiempo de permanencia en la institución, con planificación de monitoreos permanentes.
5) Tener los procedimientos detallados sobre cómo actuar ante la aparición de un caso sospechoso y/o confirmado de COVID-19 en la escuela.
6) Articular entre las carteras de salud y educación local para la detección de casos sospechosos, procurar la realización del diagnóstico de laboratorio a fin de dar una respuesta rápida y realizar el rastreo de contactos estrechos y su monitoreo.
7) Poseer un sistema integrado de trabajo intersectorial que permita identificar y dar seguimiento a problemáticas complejas como violencia, patologías de la salud mental, trabajo infantil, dificultades de los hogares para realizar aislamientos en caso de ser necesarios, entre otras.
8) Considerar estrategias para aquellos niños y niñas con factores de riesgo que no puedan asistir de manera presencial.
9) Abordar estrategias para aquellos niños y niñas convivientes de personas con factores de riesgo.
Indicadores Epidemiológicos

Estos indicadores se articulan con los 9 puntos anteriormente expresados, debe analizarse la situación en general y los indicadores por si solos no determinan el estado de la situación.

La vuelta a clases presenciales progresiva solo será posible en los distritos que registren bajo riesgo y deberán cumplirse los 9 puntos enunciados y las condiciones institucionales y sanitarias previstas en el protocolo marco aprobado el 2 de julio. En relación a las actividades de revinculación, serán posibles en aquellas zonas que presenten un grado de riesgo medio.

Quiénes participaron de la decisión

Por parte de la cartera educativa nacional participaron el jefe de Gabinete, Matías Novoa Haidar; el director Ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Diego Golombek; la secretaria de Evaluación e Información Educativa, Gabriela Diker; el secretario de Cooperación Educativa y Acciones Prioritarias, Pablo Gentili; la secretaria del Consejo Federal de Educación, Marisa Díaz; la subsecretaria de Educación Social y Cultura, Laura Sirotzky; la subsecretaria de Gestión Educativa y Calidad, Verónica Piovani; el subsecretario de Gestión Administrativa, Tomás Liendo y la Directora Ejecutiva del Insitituto Nacional de Formación Docente, Mercedes Leal.

También asistieron las ministras y ministros de educación de las 24 jurisdicciones: la directora General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, María Agustina Vila; el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Catamarca, Francisco Gordillo; la ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, María Soledad Acuña; la ministra de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Chaco, Daniela Torrente; y el ministro de Educación de Chubut, Andrés Meiszner.

Así como la viceministra de educación de Córdoba, Delia Provinciali, la ministra de Educación y Cultura de Corrientes, Susana Benítez; el presidente del Consejo General de Educación de Entre Ríos, Martín Müller; la ministra de Educación de Jujuy, Isolda Calsina; el ministro de Cultura y Educación de La Pampa, Pablo Daniel Maccione; el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de La Rioja, Ariel Martinez; el director General de Escuelas de Mendoza, José Manuel Thomas; el ministro de Cultura y Educación de Misiones, Miguel Sedoff; la ministra de Educación de Neuquén, Cristina Storioni; y la ministra de Educación y Derechos Humanos de Río Negro, María de las Mercedes Jara Tracchia.

Fueron partícipes, además, el ministro de Educación de Salta, Matías Cánepa; el ministro de Educación de San Juan, Felipe De Los Ríos; el ministro de Educación de San Luis, Pablo Andrés Dermechkoff; la presidente del Consejo Provincial de Educación de Santa Cruz, María Cecilia Velázquez; la ministra de Educación de Santa Fe, Adriana Cantero Llanes; la ministra de Educación de Santiago del Estero, Mariela Nassif; la ministra de Educación de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Analía Cubino; y el ministro de Educación de Tucumán, Juan Pablo Lichtmajer.

También participaron los representantes del Consejo de Universidades, Delfina Veiravé y Rodolfo De Vincenzi. Participaron los cinco gremios docentes con representación federal: CTERA, UDA, AMET, SADOP y CEA.