“Espero motivar a otros jóvenes, porque se puede”, dijo Selleski

El jóven Obereño, Franco Selleski es el único Misionero que aprobó el ingreso al Instituto Balseiro de Bariloche para este año.
“Fue dificil, pero lo pude lograr gracias al apoyo incondicional de mi familia y mi novia, muchas veces pensé en no intentarlo más pero ellos fueron mi soporte. Cursé dos años en la Facultad de Ingeniería y me fue muy bien, esa es una exigencia del Balseiro tener como base dos años aprobados de cualquier facultad de ingeniería. Rendí la primera vez y no logré ingresar pero el segundo intento fue este año. Estoy feliz, a fines de julio comienzo a cursar la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y voy a poner todo de mi para aprovechar esta oportunidad”. La inscripción para ingresar a una carrera de grado en el Instituto Balseiro, institución dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo y la Comisión Nacional de Energía Atómica es, precisamente la solicitud de una beca. El único mecanismo para obtenerla y el ingreso al Instituto Balseiro es la aprobación del examen de admisión que se realiza anualmente.
“Espero poder motivar a otros jóvenes a estudiar y luchar por sus sueños porque con esfuerzo y constancia se pueden hacer realidad. Esta va a ser la primera vez que me voy a separar de mi familia pero sé que desde acá me va a seguir apoyando. Una vez que termine la carrera me gustaría hacer alguna maestría y después volver a Oberá para devolverle a esta ciudad y a esta provincia algo de lo que me dió”, remarcó