Este año aprobarían ley de conservación de aguas y bosques

En el día mundial de los bosques y agua, el diputado provincial, Rafael Pereyra Pigerl -quien es presidente de la comisión de recursos naturales- se comprometió en lograr la aprobación de la ley del sistema de gestión integrada de cuencas hidrográficas.

El proyecto tiene como objetivo conservar el ambiente y obtener mejor calidad de vida de la población para alcanzar el desarrollo sostenible de la provincia, teniendo en cuenta que las cuencas son más que sólo áreas de drenaje y en ellas nuestras comunidades desarrollan todas sus actividades sociales, ambientales y productivas.

«Son necesarias para apoyar el habitad de plantas, animales y proporcionan agua potable para las personas y todas las formas de vida. Asimismo ofrecen la oportunidad para la recreación y el disfrute de la naturaleza», señaló. Además Pereyra Pigerl explicó que este sistema de gestión de cuencas permitirá estudiar y trabajar en la mejora de la calidad y cantidad de agua tomada de las cuencas para el consumo humano como rural y evitar o morigerar los problemas relacionados a las cuencas como inundaciones, contaminación, faltante de provisión de agua en épocas de sequía.

En ese sentido, dijo que desde el Ministerio de Ecología y R.N.R y la Cámara de Representantes de Misiones,  instituciones y profesionales vinculados en esta temática, desarrollaron durante el 2020/21 actividades de socialización con el propósito de nutrir este proyecto.

«Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático»

Este año la ONU tomó como lema a las aguas subterráneas que «son decisivas para el buen funcionamiento de los ecosistemas en los humedales y los ríos», dijo el diputado.

«Es por ello que debemos protegerlos. Este año reivindiquemos el estudio, la protección y la utilización de las aguas subterráneas de forma sustentable para sobrevivir al cambio climático y satisfacer las necesidades de una población en constante crecimiento», sostuvo.

Asimismo, el diputado indicó que los bosques «son demasiados valiosos para perderlos. Poseen una estrecha y vital relación con el agua y el suelo. Son fundamentales para combatir el cambio climático y ejercen un papel importante en la erradicación de la pobreza».