Gran parte de la ciudad sufrió la falta de agua

Debido a la rotura de un ducto que ocurrió el viernes a la madrugada, la Cooperativa Eléctrica Limitada Oberá (CELO), advirtió a los usuarios del servicio de agua potable que se racionalice el uso. Pero más allá de esta imprevisto, varios barrios de la ciudad aún hoy no tienen agua y en otros casos la presión es mínima por lo que el vital líquido no sube a los tanques domiciliarios. La situación despertó la molestia de los socios que en muchos casos pasaron cuatro días sin agua, el Gerente General de la Cooperativa, Armando Avancini explicó que “el viernes tuvimos la rotura de un acueducto, a 100 metros de donde  se rompió hace algunas semanas y hay que cortar el servicio para arreglar. Estamos preocupados porque es un acueducto nuevo que se hizo en agosto  de 2000, se abrió un caño  en forma longitudinal, algo muy raro que no tiene que ver con la presión del agua. Estamos mandando a la fabrica a analizar el material a ver si no vamos a tener problemas por este motivo. El ducto dañado está a 4 metros de profundidad y volvimos a tener aire en las cañerías, lo que retrasó la normalización del servicio porque se purgaron los caños  y no llegaba agua a las zonas altas como el Barrio Schuster y 180 viviendas. No hubo problema de provisión de agua, pero estamos haciendo un acueducto en Avenida Gendarmería Nacional que vendrá a solucionar el problema en estos sectores de la ciudad, dándole presión”, remarcó.


Por otra parte Avancini se refirió a como se prepara la Celo para afrontar el verano, “aumentamos el bombeo en un 20 por ciento y  de 400 metros cúbicos por hora, llegamos a 600 metros  cúbicos hora, mientras que el tanque de Villa Svea nos está dando entre 30 y 40 metros cúbicos hora. Estamos gestionando un subsidio con el Gobierno Provincial para realizar un pozo semi profundo en el Barrio Esperanza que es otra zona crítica. No deberíamos tener inconvenientes en verano”, dijo el Gerente.