Hay dos detenidos por el robo a la camioneta de la CELO

Oberá. Se trata de un chapista en cuyo domicilio y alrededores hallaron evidencia comprometedora y del hijo de un religioso evangélico obereño. La Hilux no aparece. La Policía trabaja sobre la pista de un presunto “entregador”. No descartan más detenciones.

Si bien la camioneta de la Cooperativa Eléctrica Limitada Oberá (CELO) sigue sin aparecer, la Policía dio un gran paso al detener a dos sospechosos y hallar valiosas pistas que podrían guiarlos hasta su paradero. A saber: el primer apresado fue un chapista, en cuyo domicilio y sus alrededores se incautaron desde sticker, trozos del ploteado del rodado y hasta documentaciones de la citada cooperativa, entre otros elementos.

Anoche en tanto, fuentes policiales confirmaron que fue detenido el hijo de un religioso evangélico obereño en averiguación del hecho y se incautó un Toyota Corolla que habría sido utilizado como “guía”, es decir para “limpiar el camino” una vez que fue robada la camioneta. La Policía tiene firmes pistas para llegar al tercer involucrado, que no se descarta pueda ser el presunto “entregador”, agregó un vocero del caso.

El robo del vehículo, una Toyota Hilux 4X4 de color blanca, cabina simple (dominio AB-036-RR) y  fue cometido el pasado sábado 26 de enero a las 13.30 del predio de la Planta de Agua Potable de la CELO, ubicada en el kilómetro 10 de Oberá.

Un encargado denunció que el rodado no estaba a las 18 de ese día. Ante las circunstancias del hecho, personal de la División Investigaciones de la UR II Oberá, se abocó a las tareas de averiguación. En el lugar no había cámaras de seguridad y la Toyota tenía puestas las llaves al momento del robo. No iba a ser sencillo ubicarla.

No obstante y mediante testimonios aportados por vecinos del lugar, se estableció que una camioneta de similares características fue observada el mismo día del robo ingresando a un domicilio ubicado en el barrio 50 Viviendas de Oberá.

La camioneta salió horas después sin las calcomanías correspondientes. Avanzando con la pesquisa los uniformados determinaron que el propietario del lugar se desempeña como chapista.

PRUEBAS. Documentaciones, restos de ploteado y otros objetos.

Orden judicial mediante, ayer entre las 12 y las 14 se procedió a allanar el inmueble, la cual arrojo resultados positivos debido al secuestro de varias calcomanías correspondientes a números de teléfono de la CELO, como así también documentaciones e insignias de dicha institución, entre otros objetos.

El chapista, de 28 años, fue detenido en averiguación del hecho. En el operativo colaboraron efectivos de las comisarías Segunda (que interviene en la causa) y Quinta de la UR-II, como así también de la División Policia Científica y Comisaría de la Mujer.

Según fuentes del caso sería inminente la detención de un tercer sospechoso y continúa la búsqueda del rodado. Anoche fue detenido el citado hijo de un religioso e incautado el automóvil Toyota Corolla que se cree pudo hacer de “guía” tras la sustracción de la Toyota.

En cuanto al destino que se presume iba a tener o tuvo la camioneta es su presunta comercialización, ya sea entera como desarmada. La misma ya tendría otra chapa patente que le habrían colocado el o los autores del hecho para no ser detectada. Los efectivos tampoco desechan la idea de que no sea el primer robo de estas características por parte de lo que se cree puede ser una organización delictiva.

Primera Edición