Inspectores del municipio comenzarán a controlar los natatorios

A días de que se inicie la temporada de verano, el municipio obereño comenzará a controlar los distintos natatorios con que cuenta la ciudad, verificando sobre todo las habilitaciones y cuestiones referidas a la seguridad. En ese sentido, cada club deberá contratar a los guardavidas que hayan aprobado el curso que se realizó días atrás, quienes se deberán hacer cargo de la vigilancia de los que asistan a la pileta. 

El director de Bromatología y Zoonosis de la Municipalidad de Oberá, Francisco Penz, dijo que “cada club deberá estar habiliado en el área de comercio del municipio, como así también las piletas, que deben pasar por un control antes de que se habilite al público”. En total, la ciudad cuenta con 26 guardavidas capacitados, cifra que alcanzaría para cubrir la demanda.