Misiones paró contra el ajuste

El paro alcanzó a casi todos los sectores, tanto público como privado, con algunas excepciones donde el trabajo fue dispar. La ciudad amaneció quieta, casi sin tránsito vehicular y con una lluvia persistente que reforzó la sensación y la imagen de paralización, alterada en las redes sociales y los medios solo por la renuncia, a media mañana, del titular del Banco Central, Luis Caputo, y las imágenes que buscan desprestigiar la protesta contra la política económica y social que lleva adelante la alianza Cambiemos, y que siempre aparecen.

Después, todo fue parte del reclamo, de la movilización, del rechazo de la sociedad a la injerencia del Fondo Monetario Internacional en un país donde la crisis económica azota en todos los sectores, salvo en los más acomodados.

La sociedad movilizada pide que los escuchen, que se flexibilice el ajuste (y no el trabajo) y que no se entregue el país al FMI. Piden políticas inclusivas y cambiar el rumbo, con amenaza incluida de parte de los sindicalistas nacionales: “o cambian el modelo económico o estos tipos dejan el Gobierno”.

Así como en Posada, Oberá también registró poco movimiento mientras los medios de toda la provincia hablan de un alto acatamiento, aunque no total. Posadas amaneció sin despacho de combustible en toda la ciudad mientras que esa situación fue diferente en el resto de la provincia. Para el mediodía, las estaciones de servicio de la capital comenzaron a vender solo las naftas más caras, aprovechando la necesidad de los automovilistas.

Las organizaciones sociales y gremiales se movilizaron en varias localidades, con algunos cortes o intervenciones a los costados de las rutas en la capital provincial, Candelaria, Jardín América, Puerto Rico, Montecarlo, Eldorado, San Vicente, Puerto Libertad, San Pedro, Oberá, Leandro N. Alem, Apóstoles, Azara, San José y Bernardo de Irigoyen, además de protestas frente a delegaciones de organizamos nacionales en Misiones.