“Participar de este tipo de cosas no implica estar en contra de las personas”, dijo el obispo

Monseñor, Damian Santiago Bitar, obispo de la Dióecesis de Oberá acompañó a los socios en la marcha y dijo que ““Si me van participar de marchas por el agua por ejemplo o en campañas como “me gusta el mate pero sin trabajo infantil”, mi participación será en contra de la violencia, nunca de un acto que implique un gesto de violencia. Soy antiviolencia por naturaleza, participar de este tipo de cosas no implica estar en contra de las personas sino apuntar a un reclamo del derecho a favor del bien común, ser voz de los que no tienen voz. La gente de distintos barrios me cuentan que pasan varios días sin agua, el problema es crónico pero da la sensación de que faltan medidas más de fondo, al menos el agua se lleve con otros medios a los hogares, este reclamo no es contra personas es justo hacerlo porque se trata de una necesidad vital”, dijo Bitar.