Unas 50 familias sin techo se asentaron en predio fiscal y reclaman asistencia social

Oberá. Alrededor de 50 familias tareferas “sin techo”, se asentaron este domingo con carpas precarias, sobre un predio fiscal en el barrio San Miguel. Se trata principalmente de cosecheros de yerba mate y desocupados, que vivían con otros familiares en condiciones de hacinamiento, en barrios y asentamientos marginales de la periferia obereña.

Entre los adultos hay mayores con problemas de salud, personas con discapacidad, mujeres embarazadas o con bebés pequeños y aproximadamente 90 niños.

Reclaman a la Municipalidad y al Estado Provincial asistencia para sobrellevar las necesidades que padecen.

Por el momento las familias están viviendo baja carpas de lona armadas con tacuaras y maderas. Según relataron, el predio ocupado permanecía abandonado e improductivo desde hace décadas; por allí pasa un arroyo que muestra una contaminación notable; además, en la zona proliferan las víboras y alimañas.

La situación se ve agravada por las condiciones climáticas, ya que en los últimos días se registraron fuertes precipitaciones y descenso térmico, lo cual generó mayores dificultades a las familias.

“Nos encontramos con familias que viven en condiciones extremadamente precarias. Nos comentaron que decidieron ocupar ese espacio en el que acampan en condiciones deplorables, poco salubres y riesgosas porque no cuentan siquiera con dinero para poder pagar sus alquileres”, expresó la diputada Giuliana Perini, del Partido Agrario y Social, quien junto a militantes obereños del PAyS acompaña a las familias.